lunes, 4 de junio de 2018

Hoy lunes... REZAMOS CON UN CUENTO

NOS PREPARAMOS:

  • Haz un momento de silencio. Siéntate cómodo y respira hondo para estar en paz por dentro. Cae en la cuenta de que Dios está contigo, escuchando lo que hoy Le quieres decir y esperando que tú también Le escuches a Él.
  • Comienza haciendo despacio la señal de la cruz: En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. No nome do Pai, do Fillo e do Espírito Santo. Amén. In the name of the Father, and of the Son, and of the Holy Spirit. Amen. Au Nom du Père, et du Fils, et du Saint-Esprit. Amen.

ESCUCHAMOS:

¡Buenos días! ¿Qué tal has comenzado la semana? ¿Preparada/o para el comienzo de los exámenes? Ánimo y a por ello.

Cuenta una antigua alegoría judía, que una vez un hombre muy rico fue a pedirle un consejo a un sabio rabino, pues, aún con sus riquezas, no conseguía el aprecio de la gente de su ciudad.
El rabino tomó su mano, lo acercó a la ventana y le dijo
- Mira
El rico miró por la ventana a la calle.
El rabino le preguntó:
- ¿Qué ves?
El hombre le respondió:
- Veo gente
El rabino volvió a tomarlo de la mano y lo llevó ante un espejo y le dijo:
- ¿Qué ves ahora?
El rico le respondió:
- Ahora me veo yo
- ¿Entiendes? En la ventana hay vidrio y en el espejo hay vidrio. Pero el vidrio del espejo tiene un poco de plata. Y cuando hay un poco de plata uno deja de ver gente y comienza a verse solo a sí mismo.

PENSAMOS:

  • ¿Qué te ha parecido el cuento? ¿Qué llama tu atención?
  • ¿Veo o me veo?
  • La plata no sólo es ese preciado metal cuyo símbolo es "Ag". Tampoco es solo tener dinero que me hace rico/a. Soy rico/a porque Dios, o si prefieres la naturaleza, la sociedad o la suerte, me han dotado de dones: inteligencia, alegría, sensibilidad, fe... Si no comparto mi riqueza, sea la que sea, mi apellido será "avaro", mi vista no llegará más allá de donde llega mi piel y detrás del vidrio, sólo me encontraré a mí. ¿Y de qué me sirve tanto si me sobra tanta soledad?

REZAMOS JUNTOS:

Terminamos rezando juntos un Padrenuestro pidiéndole a Dios ojos para ver el mundo como Él lo mira. Y ojos para mirarnos a nosotros mismos como Él nos mira.

NOS DESPEDIMOS:

Madre Divina Pastora, ruega por nosotrosNai Divina Pastora, roga por nós. Mother Divine Shepherdess, pray for us. Mère Divine Bergère, priez pour nous.
San Faustino Míguez y Beata Victoria, rogad por nosotrosSan Faustino Míguez e Beata Victoria, rogade por nós. San Faustino Míguez and Blessed Victoria, pray for us. Saint Faustino Míguez et B. Victoria, priez pour nous.
En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. No nome do Pai, do Fillo e do Espírito Santo. Amén. In the name of the Father, and of the Son, and of the Holy Spirit. Amen. Au Nom du Père, et du Fils, et du Saint-Esprit. Amen.

No hay comentarios: